Es la ITV más habitual y consiste en un mantenimiento legal preventivo del vehículo de acuerdo con las normas de seguridad vial y protección  del medio ambiente, entre otras.