Los vehículos dedicados al transporte escolar y de menores, por sus especiales características, están sometidos a un régimen más riguroso de especificaciones técnicas e inspecciones periódicas que el resto de los vehículos.