La nueva normativa que regula la Inspección Técnica de Vehículos en España entrada en vigor el pasado mes de mayo, trae una novedad que afecta a los vehículos agrícolas y forestales: aquellos modelos que puedan circular a una velocidad superior a 40 kilómetros por hora, deberán pasar su primera ITV a los cuatro años, en lugar de hacerlo a los ocho, como ocurría hasta 2018.

Tras esta primera ITV, este tipo de vehículos deberán someterse a una inspección cada dos años hasta que cumplan los 16 de antigüedad; y cada año a partir de ese momento.

Otra novedad de la normativa de ITV es la obligación de tener el seguro en vigor como requisito previo para acudir a la inspección, tanto para el tractor como para el remolque y la máquina remolcada. Asimismo, establece la exigencia de reparar los defectos calificados como leves en la inspección en el plazo de dos meses. Y, además, se respeta la fecha de vencimiento anterior si la inspección se realiza en los 30 días precedentes al plazo de expiración.

Grupo Itevelesa, comprometidos con la seguridad

Fiel a su compromiso permanente con la seguridad de los conductores, Grupo Itevelesa recuerda la importancia de un adecuado mantenimiento de los vehículos para garantizar la seguridad vial. Por este motivo, tal y como ha señalado Victoria Antonia, directora territorial de Castilla y León, "es recomendable llevar a cabo una revisión previa a la realización de la inspección técnica que, en muchos casos, pueden realizar los propios titulares de los vehículos, puesto que la mayor parte de estos defectos son relativos a la señalización, el alumbrado y el estado de la carrocería".

Lámparas fundidas (luces de posición, intermitentes, de placa y matrícula); proyectores en mal estado (sobre todo en remolques instalados en soportes que no son fijos); catadióptricos rotos o inexistentes; funcionamiento del rotativo luminoso; discos de limitación de velocidad (presencia, estado y límite adecuado); señalización de vehículo largo o conjuntos de vehículos superior a 12 metros; y aristas cortantes en carrocería son algunos de los defectos más frecuentes detectados en estos vehículos cuando pasan la ITV.

Así se ha detectado en las múltiples inspecciones llevadas a cabo en las estaciones de Grupo Itevelesa, que realizan casi el 90% de las ITV agrícolas de Castilla y León y que cuenta con 11 unidades móviles en esta Comunidad. La presencia de estas unidades móviles, que realizan las inspecciones periódicas de vehículos agrícolas, las de ciclomotores de dos ruedas, así como las de vehículos de obras y servicios que no estén sometidos al control de emisiones, pone de manifiesto la "apuesta de la compañía por llegar a todos los puntos de la geografía regional y dar el mejor y más completo servicio", tal y como ha señalado Victoria Antona.

Por último, ha recordado que, en el caso de las inspecciones no periódicas, éstas deberán ser solicitadas previamente en los centros de inspección de los que dependa la unidad móvil que acude a su localidad. En concreto, se podrán llevar a cabo en los casos de reformas sin proyecto, siempre que no implique pesaje del vehículo; y las inspecciones por duplicado (por pérdida, robo o deterioro de la documentación).
Vehículos hibridos