En el encuentro de este año de la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (AECA-ITV), han participado cerca de 300 técnicos y responsables de ITV y se han tratado asuntos de máximo interés relacionados con las inspecciones técnicas de vehículos.
 
Asimismo, el  presidente de las entidades de ITV de Castilla-La Mancha y director general de Grupo Itevelesa, Fernando Rodiño, ha señalado en el congreso que "el objetivo actual en Castilla-La Mancha está en el acercamiento de las estaciones a núcleos de población más pequeños que al no tenerlas cerca no están bien atendidos los vehículos".
 
Entre los asuntos tratados en el congreso, AECA-ITV ha reclamado que se actualicen y amplíen los controles que se hacen en las estaciones de ITV. En concreto, se propone que los fabricantes diseñen los vehículos pensando que luego se tienen que someter a inspecciones técnicas periódicas y que faciliten la información sobre su fabricación y elementos de seguridad. Esto evitaría que las entidades de ITV tuvieran que hacer ingeniería inversa para detectar fallos en los sistemas de los vehículos.
 
También se ha puesto de manifiesto la necesidad de aumentar los grupos de trabajo del Comité Internacional para la Inspección Técnica de Vehículos (CITA) para conseguir mayor efectividad en el control de emisiones.
Otros asuntos abordados han sido la inspección técnica de vehículos del futuro, que debería dar lugar a una ITV conectada 4.0 en colaboración con la industria así como la Directiva 2014/45/UE, de 3 de abril de 2014, sobre inspecciones técnicas periódicas de los vehículos de motor y de sus remolques. Asimismo, han concluido con la importancia de preparar a directivos y empleados para mantener la calidad de la inspección de un sector en constante evolución tecnológica.
 
El encuentro tuvo lugar en Toledo, donde el presidente de la asociación de entidades de Castilla-La Mancha para la Inspección Técnica de Vehículos, Fernando Rodiño, ha destacado que Castilla-La Mancha cuenta con 46 estaciones fijas y 15 unidades móviles para la inspección de vehículos agrícolas con 93 líneas de inspección. En cuanto a los trabajadores, son un total de 715 entre técnicos y administrativos, ha dicho, y el número de inspecciones realizadas en el año 2014, "que fue similar a 2015, fue de 1.457.991. "El objetivo actual en Castilla-La Mancha está en el acercamiento de las estaciones a núcleos de población más pequeños que al no tenerlas cerca no están bien atendidos los vehículos", ha concluido.
Jornadas Nacionales de ITV