11-04-2018
El pasado 21 de marzo, el centro de ITV Coslada acogió el acto de presentación del equipo ADN Motos Team, patrocinado por Grupo Itevelesa, con la presencia de sus dos pilotos, David Rasero y Alberto Serrano, que participan en la BMW Cup EasyRace 2018. Como broche final del evento, se realizó una simulación de inspección técnica de la moto de serie de ADN Motos Team para concienciar a los usuarios de la importancia de estas pruebas para garantizar su seguridad durante la conducción.

Expectativas para el Campeonato 2018
Durante la primera parte del acto, los pilotos analizaron las sensaciones que han tenido tras disputar la primera prueba del Campeonato, el pasado 17 de marzo en el Circuito de Albacete, carrera en la que David Rasero terminó 4º en la categoría SuperStock, mientras que Alberto Serrano entró en 6ª posición, en la categoría de SuperBikes, en un fin de semana bastante complicado a causa de las condiciones climatológicas.

Ambos pilotos se han mostrado optimistas de cara al resto del campeonato. “En Albacete montamos neumáticos nuevos y, a pesar de las dificultades, conseguimos salvar una carrera muy difícil. En Jerez, carrera que se disputa el 14 de abril, seguramente crucemos la meta en una clasificación más satisfactoria”, manifestó David Rasero. Por su parte, Alberto Serrano aseguró que, “a pesar de llegar a la prueba sin la puesta a punto ideal, conseguimos entrar ambos pilotos en meta sin caernos”.

El objetivo del equipo, tal y como manifestaron los pilotos, es ganar el campeonato, “y vamos a luchar por ello hasta el final, dando lo mejor de nosotros mismos en cada carrera”.

Las pruebas de inspección técnica en motos
La segunda parte del evento se centró en una demostración en vivo de las pruebas que deben pasar las motos de serie para circular de manera segura en carretera a partir de los tres años. Para ello, se tomó como muestra la moto de David Rasero que, al competir en la categoría SuperStock, no tiene modificaciones técnicas con respecto a un vehículo de calle, ya que en esta categoría solo se permite cambiar carenado.

Un experto técnico de ITV de Itevelesa fue el encargado de realizar y guiar al piloto en cada una de las pruebas que componen un proceso de inspección de una moto de serie, comenzando por su identificación por medio de la matrícula y del número de bastidor, pasando por revisión de alumbrado, neumáticos, emisiones, frenos y posibles reformas de la moto.

Se comienza por el alumbrado, comprobando tanto la homologación como el correcto funcionamiento de todos los dispositivos (alumbrado y señalización). A continuación, se verifica que los neumáticos montados coinciden en dimensiones con lo reflejado en la ficha técnica y se revisa también el montaje, el estado y el desgaste de los mismos.

Una de las pruebas más importantes es la de emisiones, tanto de gases como acústicas. En este caso, se verifica que las emisiones de CO se encuentran dentro de los valores permitidos por el Manual de ITV y que los niveles de ruido también son conforme a los valores declarados por el fabricante.

Para los sistemas de frenado, se comprueba visualmente el estado del sistema y se miden las fuerzas de frenado, con ayuda de un frenómetro.

Por último, se comprueba que el vehículo no presenta reformas de importancia que se hayan llevado a cabo sin autorización previa, y que, en caso de haberlas, éstas se hayan realizado dentro de lo permitido por la legislación vigente.

Con este evento, Grupo Itevelesa quiso dejar constancia del importantísimo papel que desempeñan las inspecciones técnicas en el mantenimiento de las condiciones técnicas de los vehículos y su relación directa con la reducción de la siniestralidad en las carreteras, sobre todo en las vías urbanas, como se ha demostrado a lo largo de los últimos años.
Vehículos hibridos