¡Conduce seguro! Equipa tu coche para el invierno
|  
Como medida de fuerza mayor y para extremar precauciones, nuestras estaciones permanecerán cerradas durante el Estado de Emergencia.
La cita previa queda habilitada para días posteriores al Estado de Alarma y el ticket de compra online no tendrá fecha de caducidad.
Estamos convencidos de que entre todos saldremos adelante. #QuédateEncasa #FrenaLaCurva

Más Información

¡Conduce seguro! Equipa tu coche para el invierno

13-12-2016

Ahora que llega el frío y el mal tiempo, debemos prestar especial atención a determinados elementos del coche que son los que van a garantizar nuestra seguridad en los desplazamientos.

Ahora que llega el frío y el mal tiempo, debemos prestar especial atención a determinados elementos del coche que son los que van a garantizar nuestra seguridad en los desplazamientos. Esto no quiere decir que el resto del año no debamos hacerlo, pero es especialmente importante durante los meses de invierno, cuando la climatología juega un papel mucho más relevante.

El estado de los neumáticos, los elementos de visión y visibilidad, los líquidos o elementos externos, como las cadenas, son algunos de los sistemas en los que centraremos la atención antes de salir a la carretera. Vamos a verlos con más detalle.

Los neumáticos, fundamentales

Los neumáticos son uno de los elementos de seguridad más importantes de nuestro vehículo. Su estado influye de manera decisiva en el comportamiento del coche, más aún en situaciones adversas, como lluvia, hielo o nieve. Según CEA (Comisariado Europeo del Automóvil), la profundidad del dibujo del neumático debe tener, como mínimo, 1,6 mm, aunque es recomendable que no baje de los 2 mm. Por debajo de esas cifras, el agarre será menor y puede dar lugar a accidentes. Asimismo, hay que adecuar la presión de los neumáticos a las indicaciones del fabricante.

En los meses de otoño e invierno, es conveniente apostar por neumáticos de invierno. Por debajo de los 7ºC, el neumático normal pierde adherencia, por lo que hay mayor riesgo de sufrir un percance. Los neumáticos de invierno están fabricados con compuestos especiales, más flexibles a las bajas temperaturas. Además, cuentan con un dibujo especial que permite traccionar mejor sobre elementos como nieve o hielo. En definitiva, este tipo de neumáticos aumenta la adherencia y responde mejor a la frenada. Es verdad que su precio es algo superior y que su uso conlleva la molestia de tener que cambiar los neumáticos dos veces al año, pero las ventajas son muchas.

Recuerde que si decide sustituir los neumáticos ordinarios por otros de invierno, marcados con la inscripción M+S, MS o M&S, en el caso de que código de velocidad de dichos neumáticos sea inferior al del mínimo reflejado en la Tarjeta ITV de su vehículo, deberá especificarse en una etiqueta de advertencia de velocidad máxima, situada en un lugar destacado dentro del campo de visión del conductor del vehículo.

Si no nos decidimos por este tipo de neumáticos, al menos deberemos tener la precaución de llevar siempre cadenas en el maletero para estar preparados ante una posible emergencia de hielo o nieve.

Hay diferentes tipos de cadenas. Tenemos las líquidas, en forma de spray, que generan una película adherente en la banda de rodadura del neumático (aunque es la opción menos segura); convencionales metálicas (de eslabones); cadenas textiles (cuya colocación es más sencilla, pero que solo se pueden usar puntualmente durante algunos kilómetros antes de que se degraden); o cadenas semiautomáticas (tipo araña, con anclaje semiautomático, más fáciles de colocar). La utilización de unas u otras vendrá determinada por las necesidades que tengamos en cada momento.

Elementos de visión y visibilidad

Con una climatología adversa, la visibilidad desde el interior del vehículo también se ve afectada por lo que es más importante que nunca prestar atención a los elementos que influyen en ella y contar con un mantenimiento óptimo.

En primer lugar, los faros. Deberemos revisarlos y comprobar que las lámparas se encuentren en buen estado y que funcionen correctamente. Los expertos recomiendan cambiar las lámparas cada 40.000–50.000 km o cada dos años (porque su capacidad lumínica se va reduciendo con el paso del tiempo) y, en cualquier caso, siempre que presenten problemas de funcionamiento. Recordad que es tan importante ver como ser vistos, sobre todo en condiciones de visibilidad reducida.

Y, en segundo lugar, el parabrisas. Comprobaremos que no presente grietas que puedan provocar una fractura con los cambios de temperatura, y que esté limpio, tanto por dentro como por fuera, con el fin de que sea más sencillo desempañarlo. Prestaremos especial atención al estado de las escobillas de los limpiaparabrisas, para no encontrarnos con sorpresas desagradables que dificulten aún más la visión. También deberemos comprobar que el depósito del líquido limpiaparabrisas tiene los niveles adecuados.

Líquido refrigerante o anticongelante

El líquido refrigerante es fundamental para el correcto funcionamiento del motor. Debe ser anticongelante para evitar graves problemas en el motor en los meses de más frío, cuando las temperaturas descienden por debajo de cero.

En función del lugar donde vivamos, elegiremos un tipo de líquido anticongelante u otro y, como el resto de elementos del vehículo, también debe llevar un mantenimiento, es decir, se debe cambiar cada 40.000 km o cada dos años para garantizar su estado.

Kit de emergencia

Por último, pero no menos importante, es aconsejable que llevemos en el maletero un kit de emergencia por si nos vemos atrapados por las inclemencias meteorológicas. ¿Y de qué estar compuesto dicho kit? Pues, atendiendo a las recomendaciones de la Dirección General de Tráfico y Emergencias, estos son los elementos que debería incluir.

  • Una radio.
  • Un silbato.
  • Una linterna.
  • Un teléfono + cargador.
  • Un botiquín: que lleve elementos básicos: alcohol, agua oxigenada, gasas, vendas, pomadas…
  • Barritas energéticas.
  • Manta.
  • Gorro y guantes.
  • Traje de agua (impermeable).
  • Chaleco reflectante (obligatorio).
  • Cable de carga de batería.
  • Eslinga para remolcar.
  • Caja de herramientas.
  • Cadenas.
  • Triángulos (obligatorios).
  • Pala.


Parece un poco amplio, aunque estamos seguros de que muchos de estos elementos serán de gran utilidad en caso de emergencia.

Atendiendo a estos aspectos básicos, circularemos de manera más segura por las carreteras en estos meses fríos que se avecinan. ¡Y mucha precaución al volante!

Comparte esta noticia

Tarjeta Cepsa
¡Disfruta de nuestro 5% con la tarjeta IKEA Family en Gran Canaria!
¡Tu ITV en Semana Santa tiene premio!
Noticias recomendadas
Todos los elementos que puedes reciclar de tu coche
18-11-2019
Siempre hay una excusa para hablar de las 3R: Reducir, Reutilizar y Reciclar. En la Red de ITV Itevelesa ya hemos dicho varias veces que amamos el medio ambiente y hacemos todo lo posible para cuidarlo y luchar contra el cambio climático. Con motivo de la Semana Europea de la Prevención de Residuo ...

¿Cómo preparar tu vehículo para la llegada del invierno?
14-11-2019
El otoño ha llegado pisando fuerte y, al igual que las personas nos resfriamos, nuestros vehículos también sufren cuando empieza a aparecer el frío. Diciembre está a la vuelta de la esquina y ya se va notando el aire helado por las calles. Por eso, debemos tener en cuenta y preguntarnos ...

Las mejores concentraciones moteras de noviembre
06-11-2019
Todos, alguna vez en la vida, nos hemos sentido atraídos por alguna que otra moto, ya sea por su aspecto rockanrolero, elegante, sus enormes ruedas o por su llamativo color. Existen muchos tipos del motos, desde las más pequeñas a las más grandes o con alforjas de ensueño. Y ya no hable ...